Secretaría de Asuntos Internacionales del Partido Revolucionario Institucional
Omitir vínculos de navegaciónInicio » Sala de Prensa » Nota
COLUMNA DE OPINIÓN: ¿QUÉ BUSCA NOBOA CON EL ROMPIMIENTO ECUADOR-MÉXICO?
COLUMNA DE OPINIÓN: ¿QUÉ BUSCA NOBOA CON EL ROMPIMIENTO ECUADOR-MÉXICO?

Ecuador
Lunes, 08 de abril de 2024

Comunicado


Durante el fin de semana las relaciones diplomáticas entre Ecuador y México llegaron a su peor nivel en 194 años de amistad, todo esto impulsado por un mismo mal: la irresponsabilidad de quienes gobiernan.

Bajo ninguna circunstancia es aceptable la violación de una embajada extranjera, esto viola el derecho internacional y sienta un precedente muy peligroso para el mundo, pero especialmente para Latinoamérica. Con esto en claro, podemos señalar a los presidentes Andrés López y Daniel Noboa como los responsables de la situación.

Por un lado, el presidente de México se metió en asuntos de política interna de Ecuador, violando los principios de política exterior mexicana sobre la no intervención. Por el otro, el mandatario de Ecuador escaló el conflicto al ordenar el asalto a la embajada mexicana, siendo mucho más grave que el intervencionismo de López.

Noboa pudo haberse quejado de la actitud del presidente López e incluso llevado el caso del asilo político que México le otorgó a Jorge Glas ante instancias internacionales, teniendo buenas posibilidades de recibir un fallo a favorable. Sin embargo, su inexperiencia y visceralidad lo llevaron a cometer el episodio más lamentable de la historia reciente de la política exterior ecuatoriana.

Entonces ¿todo respondió a un berrinche de Noboa? No, lo que ocurrió fue la suma de factores de una arriesgada apuesta que el presidente de Ecuador hizo pensando en fines electorales. Noboa impulsa reformas a su Constitución, necesitando un referéndum y consulta ciudadana el 21 de abril, siendo un tema central el combate al crimen organizado y a delincuentes relacionados con corrupción y lavado de dinero.

Es ahí donde Noboa señala a Glas y al correísmo como los principales representantes de la corrupción de la política ecuatoriana. Es cierto que hay importantes acusaciones y sentencias contra políticos correístas por corrupción; también es cierto que Noboa estaba dándole un uso político a la Justicia para reforzar su imagen y la campaña del voto a favor de las 11 preguntas de su consulta.

Sin embargo, sería descabellado suponer que Noboa provocó el final de las relaciones entre nuestros países solamente para conseguir una votación favorable. Más bien, parece que Noboa apostó por detener, como fuera, a Glas y mostrar su músculo político, un intento burdo de imitar la rudeza de líderes como Bukele. Sin embargo, la apuesta fue excesiva y se le fue de las manos.

El asalto a la embajada mexicana y las imágenes del jefe de Cancillería defendiendo las instalaciones dieron la vuelta al mundo. Esto provocó el rechazo generalizado de prácticamente todos los países de América, la Unión Europea, de la ONU y la OEA. Ante la avalancha de críticas y censura, Noboa ha intentado aliviar el enojo con torpes justificaciones.

Cabe recordar que Noboa solo es presidente para un periodo de aproximadamente dos años, ya que está terminando el mandato original de Guillermo Lasso, esto le da poco tiempo para afianzar su proyecto y generar resultados que le puedan asegurar su reelección en el futuro. Esa desesperación e inexperiencia lo llevaron al asalto a la embajada de México.

Solo el tiempo dirá si valió la pena la apuesta que hizo Noboa y el desastre que provocó: en dos años sabremos si ganó el referéndum del 21 de abril, y si esto le dio suficientes herramientas para pacificar Ecuador, y si a su vez elevó su popularidad y su apoyo como para poderse reelegir.

Los grandes perdedores serán los ecuatorianos que tenían agendadas vacaciones en México, así como, estudiantes y empresarios, además del campo ecuatoriano, ya que es ese es el sector donde México más compraba a Ecuador. Finalmente cabe mencionar que lo hecho por Noboa deja un precedente peligroso, ya que en el futuro Nicolás Maduro o Daniel Ortega podrían hacer lo mismo para detener a políticos opositores que se refugian en embajadas.

Secretaría de Asuntos Internacionales

CEN del PRI



Visitas: 213